La brecha digital

brecha_digital

La exitosa campaña ‘Soy mayor, no idiota‘ ha servido para visualizar los problemas que ha generado la brecha digital. Mucho se han alabado las ventajas del mundo digital –inmediatez, ubicuidad, atemporalidad, disponibilidad- pero hasta hace poco nadie había reparado en que varios colectivos de personas quedan fuera de juego en el mundo digital.

Personas de edad avanzada, colectivos culturalmente o socioeconómicamente desfavorecidos o, simplemente, gente que, por lo que sea, no se arreglan o no se sienten cómodos en un entorno de teclas y pantallas.

La campaña ‘Soy mayor, no idiota’, lanzada por un valenciano de 78 años, Carlos San Juan, ha removido conciencias y ha conseguido llegar hasta la Moncloa y el Banco de España. Además, al parecer, ha conseguido parte de sus objetivos.

Entidades bancarias están anunciando una mayor amplitud de horarios, servicios específicamente dirigidos a la población mayor y mejoras en su atención al cliente, cuya calidad había empeorado mucho en los últimos años, a caballo de la digitalización y de los cambios producidos en el sector de la banca.

Al hilo de esta campaña, es muy sintomático que una entidad bancaria haya lanzado una campaña bajo el lema “El nuevo lujo es que te atiendan personas”. Así es la realidad en este mundo que camina hacia el metaverso ( o metauniverso).

Aunque hay que reconocer que la brecha digital no está provocada únicamente por los bancos. La propia Administración y Empresas de Servicios también están poniendo de su parte para que se extienda cierta deshumanización en el trato a los clientes.    

Modelo híbrido

Estos últimos dos años la pandemia ha demostrado que hay otros modelos de negocio que han llegado para quedarse.  Ya dice el refrán “No hay mal que por bien no venga”. Ante las demandas de los nuevos tiempos, las Empresas de Servicios están avocadas a un modelo híbrido: presencial y telemático.

Se ha  pasado a un sistema mixto de trabajo, incorporando el teletrabajo y alternando la asistencia a la oficina con el objetivo de prevenir y poder atender el negocio. Esto ha beneficiado también una mayor conciliación familiar. De forma involuntaria,  ha aumentado la implicación y se ha producido un aumento de la dedicación al trabajo y que ahora puede ser desempeñado casi en cualquier momento.

Un Modelo de Venta Híbrida  permite consolidar la venta presencial y desarrollar las competencias de venta en remoto para combinarlas de manera adecuada y adaptarlas  a las necesidades del nuevo cliente digital omnicanal. Pero, por supuesto sin olvidar a las personas de edad avanzada, a colectivos desfavorecidos o, simplemente, personas que  no se arreglan en un entorno digital.